AVES DE ÁFRICA EN LA RESERVA

Tortola europea (Sterptopelia turtur).


Ahora que estamos en primavera y el tiempo más suave nos permite salir, vamos a disfrutar de aves que vienen del continente africano y llegan a la Reserva Ornitológica de SEO/BirdLife do O Grove para nidificar.

Sólo hay que agudizar los sentidos, principalmente el oído y la vista y si es posible llevar unos prismáticos y una sencilla guía de aves.

En nuestro municipio podremos disfrutar de las golondrinas comunes, aves cantarinas que desde un cable o mientras vuelan, parlotean. Nidifican en aldeas mecas como San Vicente do Grove, y se mueven para alimentarse por el istmo o la playa de A Lanzada, la laguna de A Bodeira, etc. 

Pronto llegarán también los vencejos comunes, más urbanos que las golondrinas, y que hacen los nidos bajos las tejas de las casas o en las ranuras de sus fachadas. Sus llamadas: “ci-riiii”, y sus vuelos rápidos por calles y plazas alegran los atardeceres estivales.

Por las zonas rurales también se puede ver la “exótica” abubilla común, de color canela, blanco y negro,  único penacho y largo pico. Su canto es un característico: “bu-bu-bu-bu”.  Y si oímos un arrullo aterciopelado que sale de terrenos arbolados abiertos: “turr-turrr-turrr-turrrrrr”, es que ha regresado del África tropical la cada vez más escasa tórtola europea anunciando la llegada del buen tiempo.

En las zonas palustres del municipio, los carriceros comunes alegran las mañanas con notas repetitivas desde los bosques de tallos: “tiri-tiri-tiri, tier-tier-tier, zec-zec-zec…”. Podremos oírlos en la laguna de A Bodeira o desde los humedales del tómbolo de A Lanzada.

Las lavanderas boyeras son aves estivales fáciesl de identificar por ser lavanderas amarillas, ligadas a terrenos llanos, abiertos y húmedos. Tiene un reclamo agradable: “tsi-i”. Se puede observar en la duna de A Lanzada

Los zarceros políglotas de color amarillo se mueven por cualquier terreno semiabierto con árboles dispersos ligados al agua. Tienen un canto largo que empieza de forma tranquila:”trrri-trrri”, seguida de una apresurada melodía.

También hay aves nocturnas que vienen del continente vecino: los chotacabras europeos,  crepusculares y nocturnos, difíciles de observar, pero más fáciles de oír, ya que a partir de abril emiten un ronroneo mecánico con cambios de marcha y algunas pausas cortas que pueden durar horas: “PRRRR-rrrrrr-RRRR-rrrrr…”, parecido al lejano sonido de un motor. Frecuentan zonas abiertas con arbolado disperso o lindes de bosques, ya sean bosques mixtos o pinares abiertos del municipio Meco.

El autillo europeo es un buhíto que se camufla muy bien con la corteza de los árboles, pero que se detectan en arboledas en las noches primaverales por su persistente llamada, aflautada y de largo alcance: “piuu-piuu-piuu”, repartido a intervalos de 2-3 segundos y que puede repetir durante horas. El monte Siradella o los pinares de la isla de A Toxa son ideales para escucharlos en los meses primaverales.

Enviada en 19/04/2021

Ver otras noticias

Desarrollado por MoveAsTIC @ 2020